sábado, octubre 21, 2006

El lobo con piel de cordero (seccion zoologica)


El lobo con piel de cordero se encuentra en la seccion zoologica de nuestro museo, un poco mas alla del caballo de Troya, muy cerca de la mosquita muerta.

No por manida, la figura del lobo en piel de cordero deja de ser efectiva: la idea de un enemigo astuto y traicionero, que seduce a sus futuras victimas con una aparente mansedumbre es perfectamente capturada con esta metafora, originada, aparentemente en las fabulas de Esopo.

En efecto: en una version de las fabulas, el lobo disfrazado se introduce al rebano y mata a un corderillo que lo confunde con su madre. En otra fabula, sin embargo, la perfidia del depredador se vuelve en su contra: el pastor -que ve oveja y no lobo- mata al animal y se lo come. De modo que, al menos en su origen, la metafora contiene una interesante ambiguedad: la estratagema lupina es peligrosa para la oveja, pero puede que tambien para el lobo.

El primer uso efectivo de la metafora, sin embargo, le pertenece a Jesucristo, en la version de Mateo, algunos siglos luego de que las fabulas de Esopo fueran conocidas. Es claro que el joven rabino de Nazareth era amigo de contar fabulas y -por lo visto- debe haber disfrutado mucho de escucharlas. El famoso pasaje de Mateo 7,15-20 dice:

Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. Así que, por sus frutos los conoceréis.

La version biblica marca el tono estrategico con el que se usa generalmente la metafora: es una advertencia contra el enemigo. Por ello, la mayor parte del pasaje esta dedicada a la deteccion del peligro a traves de otra metafora: la del arbol y sus frutos.

Como tactica militar, la actitud del lobo con piel de cordero se conoce como perfidia. Enganar al enemigo usando su uniforme, los distintivos del personal sanitario u otras personas protegidas es un crimen de guerra expresamente prohibido por los Convenios de Ginebra y sus protocolos adicionales. La Comision de la Verdad y Reconciliacion del Peru encontro casos en los que los soldados se disfrazaron de senderistas para confundir a la poblacion civil y tratar de detectar simpatias por el terrorismo. En el departamento de Apurimac, en 1988, por ejemplo, los soldados se vistieron de paisano y saludaban a los campesinos como "companeros", arrestando y torturando a todo el que respondia usando tal palabra.

En "La Odisea", el astuto Ulises engana al ciego gigante Polifemo escondiendose bajo los corderos de este para confundirse con el rebano y huir de la horrible cueva. En este caso, por supuesto, el uso de la piel de cordero es un camuflaje defensivo, disenado para prevenir la agresion del enemigo; no un disfraz ofensivo, disenado para infiltrarse en la casa del rival. El maestro del engano ya habia utilizado la perfidia cuando se encerro en el vientre del celebre caballo, abusando de la buena fe de los troyanos y logrando -de ese modo- burlar las altas murallas de la ciudad asediada.

El parlamentario peruano, Jorge del Castillo, en el 2006, refiriendose al candidato radical Ollanta Humala, lo llama "lobo con piel de cordero" por pretender disfrazar su maximalismo con poses de tolerancia:


No cabe duda que Humala se está poniendo una piel de cordero para parecer el Humala 2, o sea, ¿la gente por quién va a votar? ¿Por el Humala 1 que quería estatizar, qué quería fusilar, que quería azotar a la gente en las calles, o por el Humala 2, que ahora visita al cardenal, hace el besamanos, y cumple todas las formas democráticas?" (...) “Esta amenaza que se cierne sobre el Perú no la podemos dejar pasar, cuidado con los lobos con piel de cordero.


El pensador anarquista peruano de inicios del siglo XX, Manuel Gonzalez Prada, hizo un uso inventivo (e invertido) de la metafora en uno de sus discursos:

Cuando el orgullo masculino intentó sacudir la opresión sacerdotal, intervino la voluptuosidad femenina para desvigorizar al hombre, adormecerle y remacharle la cadena. Eso lo palpamos hoy mismo, no muy lejos de nosotros: los sacerdotes arrastran a las mujeres, las mujeres arrastran a los hombres, y los hombres se dejan arrastrar, convertidos en el rebaño de Panurgo. Algunos aparentan rebelarse y chillan al aire libre; pero los más se resignan y callan a la sombra del baldaquino. Poseen doble naturaleza: en la calle, lobos que devoran a clérigos y frailes; en la casa, ovejas que lamen las manos de monseñores y reverendos padres.


Y ahi dejamos, por ahora, al astuto lobo y sus estratagemas. No se acerque mucho, es peligroso.

1 Comments:

Anonymous Mario said...

Creo que recién entro a tu blog, me parece muy interesante la idea de tu museo fantástico.
Los ejemplos que pusiste referentes a la "piel de cordero" me parecieron muy buenos, te felicito.

octubre 06, 2009 10:31 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home